sábado, 10 de mayo de 2008

El morbo nuestro de cada día

Muchos lo describieron como la escena de terror de toda la semana. Un lugar común para representar el morbo que nos consume, que nos habita. “¡Ay, Dios mío, qué cosa más horrible!”. Expresiones como ésta son las que siempre se escuchan en la calle, como si eso fuera el paliativo que subsana nuestro disimulado tercermundismo. La realidad es otra. ¿Qué le está ocurriendo a Puerto Rico?

Imaginen que transitan por la Avenida de Diego a las 7:30 de la mañana. Usted va camino a dejar a su hijo de 7 años a la escuela. Un día normal, según su percepción. De repente, la realidad cambia, y usted y su hijo presencian a un hombre trepado en una de las grúas de una construcción cercana a la intersección donde su automóvil se encuentra detenido. Ven cómo se ata una soga al cuello y se lanza al vacío desde la altura del monstruo mecánico. Semejante a un péndulo, el cuerpo inerte del hombre se balancea de lado a lado, a la vez que azota contra el acero de la máquina. Así se revive la última escena de la novela “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, que es irónico y triste por demás.

La tecnología nos ha vuelto unos insensibles empedernidos. La mediatización, carente de sentido, nos ha tornado en unos seres indiferentes que pueblan el país como autómatas.

Los políticos no abogan por un cambio que atienda la situación mental de la isla. Sólo se empeñan en ganar las elecciones para mantener su poder y así perpetuar el sistema de “prometo hoy y no cumplo mañana y tal vez nunca”. La iglesia se ha conformado con llevar un tibio mensaje de conservar la calma y el sosiego ante los problemas sociales, económicos y políticos que nos aquejan. Puerto Rico requiere de una reforma de salud mental que atienda estos problemas.

Necesitamos serenidad, razón y sentimientos para combatir la desidia.

Publiqué este corto ensayo hoy (be careful, is hot) en la sección de Voces de El Nuevo Dia: http://www.elnuevodia.com/diario/voces/403088

3 comentarios:

Terra dijo...

Sucede que la gente piensa que las cosas les pasan a los demás. Que si alguien está deprimido es changuería y que el que se suicida es sencillamente porque estaba loco(a). ¿Soy yo la única que piensa que esta depresión que se está padeciendo es colectiva? ¿Cómo es posible que hayan adultos, jóvenes y hasta niños deprimidos no sólo en lugares de extrema pobreza o guerra, sino que también en lugares tan “desarrollados” como nuestra linda tierra? ¿Algún desbalance en la alimentación? ¿del cuerpo o del alma? Se me ocurren muchas más preguntas, no tantas respuestas.

Luis Ponce Ruiz dijo...

J.J.:

Muy certera tu columna. El título le proporciona ese carácter de imperiosidad a la violencia, a lo grotesco, a lo que llene la inmediatez de los deseos.

Obviamente no me refiero al hombre que se suicidó, sino al resto que observa, que fotografía sin pudor y lo muestra como trofeo.

Fue un suicidio simbólico, un grito que viajó por toda la ciudad (hay algo intensamente novelesco en esta muerte). Y es que la muerte, como la vida, ha perdido su significado. Ambas son un espectáculo en el que hace rato se extravió el hilo conductor.

Griselle dijo...

LA CRISIS ECONOMICA, LA INTOLERANCIA, LA IGNORANCIA Y EL OLVIDO O EL DESCONOCIMIENTO DE NUESTRA VERDADERA ESENCIA LLEVAN A ESTO. Y QUE HACEMOS NOSOTROS? NADA, INSENCIBLES, COMO DECIMOS " CON LOS PROBLEMAS NUESTROS NOS BASTA" QUE LASTIMA